Cristián Labbé, alcalde de Providencia, y los desafíos de la excelencia:

By  |  0 Comments

“Providencia debiera ser la primera institución pública en ganar el premio nacional de calidad”
Satisfecho, pero nunca conforme. Así se podría definir la sensación que tiene el alcalde de Providencia, Cristián Labbé, luego del Cuarto Seminario Internacional de Gestión Integral en los Gobiernos Locales, organizado por esa municipalidad y que se efectuó a fines de agosto.

El evento, al cual asistieron expertos internacionales de primer nivel, alcanzó una cifra récord de más de 600 participantes. El balance es muy positivo, según el alcalde Labbé, pero ya está pensando cómo hacer para que el Quinto Seminario de 2011 sea aún mejor, y aquí revela algunas luces de lo que será ese evento.

“La experiencia —sostiene el alcalde— nos ha llevado a pensar que el próximo año deben haber menos plenarios y más talleres, es decir, tenemos que entrar en una etapa en que estemos con las mangas más arremangadas”.
—¿Por qué ese cambio?
“Porque la gente ya entendió los grandes conceptos y lo que los alcaldes y profesionales municipales necesitan ahora es estar en contacto directo con los expertos internacionales para preguntarles, por ejemplo, cómo lograr la excelencia en un municipio con 15 funcionarios”.
—¿Cuánto han avanzado en materia de calidad?
Creo que el Cuarto Seminario Internacional, la incorporación de Providencia al modelo de excelencia de Chile Calidad, que hoy la calidad está presente en todos y cada uno de los departamentos de nuestra municipalidad, y que hayamos ayudado a que la excelencia ya no sea un tema de unos pocos municipios en Chile, nos ha ubicado en una ruta distinta, de alto nivel.
—¿Y los próximos desafíos?
Providencia debiera ser la primera institución pública de Chile que obtenga el premio nacional de calidad. Ello nos motiva a tener una organización que trabaje con un modelo de excelencia integral, que no sea buena solo en una cosa o en unas pocas, sino en todo, y siempre teniendo muy presente que la calidad es un camino sin fin.

—¿Cuáles son los principales obstáculos en ese camino?
Son dos. Primero, hay muchos que exponen el tema de la calidad como algo muy difícil, complejo, duro y excesivamente sofisticado. Lo que nosotros en Providencia planteamos es muy simple: Hágalo y hágalo bien, mídalo y mejórelo. El sistema se puede perfeccionar en el camino, pero primero tiene que nacer la actitud.
El segundo problema es que algunas organizaciones tienen miedo de medirse porque saben que van a encontrar problemas. Es como aquellas personas que no van al médico porque no quieren saber que están enfermas, pero el primer paso para mejorar las cosas es conocer qué es lo que se está haciendo mal.
—¿Falta humildad en las organizaciones?
Sí, falta humildad. Muchos prefieren vivir con la percepción de que lo están haciendo bien antes de enfrentar una medición real.
—¿Cómo ve a Chile en el mapa mundial de la excelencia?
Nos falta mucho, estamos muy atrás con respecto a otros países.
—¿Hacia dónde podríamos mirar?
En Colombia, por ejemplo, la Presidencia de la República creó un alto comisionado para la modernización del aparato público, es decir, hay una política nacional para inducir y seducir en materia de calidad. Estados Unidos es otro modelo porque allí el concepto de management está incorporado en la administración de las ciudades desde hace mucho tiempo. También hay avances interesantes en Argentina, Brasil y países del sudeste asiático.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *